Argentinos por el mundo y las barreras lingüísticas

To read it in English, press here.

Argentina es un país con altas tasas de inmigrantes, tanto en la actualidad como históricamente. En contrapartida, Argentina también tiene un alto número de emigración por parte de profesionales calificados. ¿Pero dónde viven estas personas que decidieron aventurarse por el mundo? ¿Por qué se fueron? ¿A qué se dedican y cómo? ¿Cómo experimentan la vida en otros idiomas? En este post descubrimos las historias de Carolina, Antonela y Aldana.

Carolina, comunicadora en Torino, Italia

Carolina Ortega vivió toda su vida en Almagro, Ciudad de Buenos Aires, donde se recibió de Licenciada en Relaciones Públicas. A los veinticinco años, luego de haber trabajado cuatro años en Comunicación y Prensa y de haber hecho algún que otro viaje transatlántico fugaz, decidió que quería conocer a fondo las posibilidades de vida que le ofrecían otras partes del mundo. Sacó una visa Work & Holiday para vivir y trabajar en Portugal, y se subió al avión. Al hacer la comparación entre la tranquilidad europea y el caos porteño, decidió que quería mudarse permanentemente al viejo continente. Así que viajó a Argentina a buscar los documentos que le hacían falta para tramitar su ciudadanía italiana, averiguó en qué regiones hacían mejor y más rápido ese trámite, y se mudó.

¿Por qué elegiste vivir en Torino?

Sabía que acá había gestores que sabían hacer el trámite de la ciudadanía como corresponde. Mi plan original era obtener mis papeles y mudarme a otras ciudades de Italia o a Barcelona, donde tenía familiares y amigos. Pero mientras esperaba que salieran los trámites, conocí a mi novio, que es italiano, me enamoré, y decidí quedarme acá con él.

¿Qué idiomas hablás?

El español es mi lengua madre, y tuve un año de inglés y otro de portugués en la universidad, como materias obligatorias, y aprendí italiano viviendo acá.
Un año de portugués fue un montón, porque se parece mucho al español. Entonces tenía ya algo más que las nociones básicas para comunicarme fluidamente con brasileños y portugueses. Pero hoy en día, que dejé de practicarlo, me cuesta muchísimo poder hilar oraciones.
Por otro lado, un año de inglés en la universidad no fue suficiente: después de haberme recibido era consciente que no podía hablarlo bien. Así que decidí estudiar con una profesora particular en Buenos Aires, por un año y medio más. Eso me sirvió para mejorar, y también para sentirme más en confianza a la hora de expresarme. Hablar bien inglés es muy importante para conseguir mejores trabajos, y era muy requerido incluso en Argentina.
Aprendí italiano desde el español y el portugués: ¡los tres se parecen mucho entre sí y puede ser un lío! Cuando empecé a estudiar italiano, no podía dejar de pensar en portugués. Me costaba un montón poder cambiar el chip. Pero en un momento, después de consumir tv y música local, y hablar un montón en italiano con mi novio, me olvidé completamente del portugués y empecé a pensar en italiano.

¿Cómo fue el choque lingüístico con el italiano?

Fue difícil, más que nada en lo laboral: era una presión constante. Nadie hablaba español, y es un esfuerzo doble aprender un idioma a la par que se está aprendiendo un trabajo.
Si salía con los amigos de mi novio y ellos hablaban en italiano, un poco apagaba los oídos porque era cansador escuchar todo el tiempo algo que no entendía. ¡Pero no podía hacer eso en el trabajo! Tenía que entender muy bien lo que mis jefes y compañeros me decían. Tuve que focalizarme en aprender el idioma.

¿Qué enseñanza crees que te dejó esta aventura multilingüe?

Diría que me dejó cuatro enseñanzas. Por un lado, aprendí a escuchar a las personas. En nuestro idioma, muchas veces estamos en piloto automático y no escuchamos realmente lo que los otros tienen para decir.
También aprendí a no tener vergüenza y preguntar o repreguntar cuando no entendía algo.
Aprendí a tener paciencia y entender que aprender un idioma es un proceso, y no es realista pretender hablarlo de un día para el otro, por más que se viva en ese país. Esa presión y ansiedad, al final del día, termina jugando en contra.
Finalmente, asimilé en qué medida un nuevo idioma es la puerta de entrada a una nueva cultura. Desde ahí podés entender un montón de cosas sobre los modos de vida y la gente en general.

Para descubrir más sobre Carolina y sus aventuras, podés visitar su sitio web o su Instagram.

*

Antonela, marketing digital desde Turquía

Antonela Ferrari vive en Estambul desde hace cinco años. Conoció a quien es hoy en día su esposo en un viaje de estudios en Italia. Luego de ese viaje, volvió a Argentina por cinco meses, y decidió mudarse definitivamente a las tierras de su enamorado.

¿Cómo es trabajar en Estambul?

No es sencillo: hay profesiones prohibidas para los inmigrantes, porque están reservadas para los locales, como por ejemplo la medicina. Hay un montón de trabajo para profesores de idiomas y, de hecho, los sueldos para las personas con títulos en ese área son bastante altos. Para el resto de las profesiones, se gana bastante poco, se trabajan muchísimas horas y con un sistema jerárquico muy arraigado.
Yo empecé a trabajar acá hace cuatro años y medio, y me dedico al marketing digital, la comunicación y el turismo de ocio desde hace más de dos. Antes trabajé en turismo médico, y en el Consulado de Bolivia como secretaria.

¿En qué idiomas te manejás allá?

Básicamente en inglés. Soy bilingüe porque mi mamá es profesora y parte de mi familia vivió en Canadá, así que siempre estuve en contacto con ese idioma. De todas formas, para vivir en Turquía hay que sí o sí hablar el idioma local, ya que la gran mayoría de la población no sabe inglés.
Apenas me mudé, hice un curso de turco, pero me parece inentendible. Es un idioma que no tiene sujeto y predicado, no tiene verbo ser y estar, el verbo principal va al final de la oración y todo es con sufijos. Tienen ocho vocales, consonantes diferentes y una pronunciación muy diferente. Incluso al día de hoy, después de cinco años, a mi marido no le entiendo cuando habla en turco. La verdad que todavía no me sale pensar en ese idioma. La estructura es totalmente diferente a la de los idiomas con raíz latina.

¿Qué cosas te hubiera gustado saber antes de emprender tu aventura hacia Turquía?

Me hubiera gustado haber tenido más tiempo para prepararme con el idioma.
Cuando vine mi esposo me inscribió en un curso intensivo, alejado de las zonas turísticas. Mis compañeros eran todos de Arabia Saudita, Irán, Irak y Afganistán. Como todo ellos hablaban árabe o persa, para ellos era fácil. Sentía que en esa clase yo iba mucho más lento. Me hubiera gustado venir ya con una base como para tener algo de ventaja.

Para descubrir más sobre Antonela, podés visitar su Instagram.

*

Aldana, diseñadora gráfica en Dinamarca

Los últimos doce meses, Aldana vivió con su pareja, Eric, en Escandinavia, con una visa Working Holiday. Yafuetodo.project es el nombre del proyecto que comparten en Instagram y Youtube, donde muestran el día a día de su experiencia, y también los lugares que recorren. Ya estuvieron un año en Dinamarca, y se mudan la semana próxima a Alemania. Aldana responde estas preguntas.

¿De dónde son y cómo se conocieron?

Yo nací en Bragado, un pueblo de la Provincia de Buenos Aires, y Eric es de Sarmiento, un pueblo de Chubut, una provincia al sur de Argentina. Nos conocimos estudiando en la Universidad de Mar del Plata. Cuando nos recibimos, los dos queríamos mudarnos a Buenos Aires para trabajar, entonces fuimos juntos. Esa fue nuestra primera aventura.

¿Y por qué decidieron irse a Dinamarca?

Individualmente, los dos queríamos tener la experiencia de vivir en otro país. Si bien nos encanta Buenos Aires y no estábamos para nada cansados de vivir allí, sí estábamos cansados de la rutina del trabajo. No nos cerraba trabajar un año, para poder viajar solo un mes. Creemos que la vida es más que solo trabajar.

¿Y ahora a qué se dedican?

Los dos somos diseñadores independientes (freelances), con clientes en Argentina y el resto del mundo, mediante plataformas de trabajo en línea. No sé qué otra cosa haremos en Alemania, pero en Dinamarca tuvimos varios otros trabajos también, según las posibilidades que se nos iban presentando.

¿Y cómo se manejaron con el idioma?

Nosotros hablamos español, y algo de inglés. No hablamos danés, excepto alguna que otra palabra o frase suelta.
Mi inglés es relativamente bueno, y me puedo desenvolver. A Eric, en cambio, le costó un poco más, porque él tuvo menos años de inglés en el colegio. Para contrarrestar, se preparó con una profesora particular mientras estudiábamos en la universidad.
Si bien mi inglés es bueno, tener que hablarlo por teléfono me ponía bastante nerviosa. Hasta me generaba taquicardia a veces, porque no podía ver a la persona, entonces tenía que sí o sí confiar en las palabras.
De todas formas, vivimos con bastante naturalidad el hecho de adaptarnos a la vida en inglés y danés.

¿Qué enseñanzas crees que te dejó vivir y trabajar en Dinamarca?

Creo que principalmente nos ayudó a superar ese miedo que uno puede tener a estar en un ambiente donde se habla otro idioma; pero hay algo en la mente que te ayuda a cambiar el chip. Si bien es un proceso, y no fue que una mañana nos despertamos y de pronto lo hablábamos fluidamente, el hecho de vivir acá, sí nos obligó a perderle el miedo de un día para el otro. Era una cuestión de supervivencia.
Para mí particularmente, uno de los objetivos de este viaje era mejorar mi inglés, y creo que eso es algo que ya me llevo conmigo.

Para descubrir más sobre Aldana y sus aventuras junto a su novio, podés visitar su Instagram o su canal de Youtube.

*

*

¿Qué te parecen sus historias? ¿Te atreverías a mudarte a un lugar donde hablan un idioma que no manejás? Si necesitás empezar a estudiar inglés (o español), o perfeccionarlo antes de dar el gran paso, ponete en contacto.

Un comentario en “Argentinos por el mundo y las barreras lingüísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: