Vida en Holanda: 5 consideraciones antes de mudarte

Mudarse de casa, incluso dentro del mismo barrio, no es sencillo. Es un proceso estresante y lleno de incertidumbre y nostalgia.

Ahora imagínense mudarse de provincia, y después imagínense mudarse de país, y finalmente de continente. Sí, mudarse es agotador en varios sentidos… pero si es el paso necesario para estar alineados con nuestros proyectos y objetivos, entonces definitivamente vale la pena.

En este artículo vas a encontrar las cinco consideraciones para tener en cuenta antes de decidir iniciar tu mudanza internacional:

1) La factibilidad. Elegí Europa porque tengo ascendencia italiana y siempre había sabido que ésta era una posibilidad para mí, ya que tenía familia en Italia, España y Francia, y escuchar de gente cercana que se iba y volvía siempre había formado parte de mi cotidianeidad. Si bien se me pasó por la cabeza varias veces la idea de mudarme a Rusia o a Estados Unidos, esa idea siempre quedaba en fantasía porque no era realmente factible, o bien muy complicada con el tema de las visas, permisos de residencia y demás. Entonces, primer paso lo di varios años atrás, cuando con mi primer trabajo decidí que ahorraría lo que ganaba para tramitar el pasaporte y dejar ese asunto ya cubierto.

2) El tema económico. Mudarse es caro. Mi presupuesto de mudanza fue de 3000 euros, y con eso también pagué el pasaje. Lograr ahorrar esa suma puede ser un montón de plata en Argentina, pero no es demasiado para empezar una nueva vida en un país tan caro como Holanda. Si bien nunca “pasé hambre”, si estuve bastante ajustada el primer tiempo.


Los costos acá son altos: alquilar un cuarto en una casa compartida sale aproximadamente 600 euros, más un mes de depósito y tal vez los honorarios de la inmobiliaria (aproximadamente 200 euros más), el transporte en tranvía dentro de Ámsterdam es al menos 6 euros por día, y si vamos a tomarlo cinco días a la semana, son otros 120 euros, aproximadamente, y gastar menos de cinco euros diarios en comida es imposible, lo que sumaría otros 150 euros. Entonces, solamente en vivienda, transporte y alimentación vamos a necesitar al menos 1670 euros el primer mes, y eso si hacemos economía de guerra y no nos permitimos ni un gusto.
Además, a eso le tenemos que sumar el pasaje de avión, seguro de viaje, tal vez ropa adecuada para el frío, entre otras cosas. Tres mil euros fue super ajustado, y en tiempos de pandemia, cuando es difícil conseguir trabajo, no recomendaría venir con menos de cinco mil euros.

3) Situación laboral. Yo particularmente vine sin trabajo. Apenas llegué, me puse a trabajar en una cafetería, para poder empezar a ganar algo en euros y no quedarme en la lona en la otra parte del mundo. En Ámsterdam en el 2018-2019 había muchísimo trabajo, sobre todo en el turismo. Con ese trabajo en la cafetería pude ahorrar por dos meses, y luego, cuando ya conocía un poco más la ciudad, conseguí un trabajo en turismo, y finalmente, un año después, en docencia. Ahora, con el tema del coronavirus, el panorama para conseguir trabajo está bastante más complicado.
Si te dedicás a profesiones muy requeridas en este país, como la informática, puede que conseguir un trabajo desde Argentina o tu país sea un poco más sencillo, pero la realidad es que al día de hoy, con los restaurantes cerrados por cuatro semanas y sin turismo, hay muchísimas personas desempleadas. 

4) Vida social. Yo fui un poco arriesgada, pero la realidad es que si todo salía mal, por tres meses todavía tenía la posibilidad de volver y retomar mi vida desde exactamente el punto donde la había dejado. Vine a Holanda sin conocer a una sola persona en este país. De todas formas, creo que soy relativamente extrovertida y tengo una personalidad bastante abierta, entonces conocer gente no me costó en ningún momento. Ámsterdam es una ciudad llena de personas increíblemente amables y tranquilas. De todas maneras, si te cuesta un poco hablar con personas nuevas, puede que ir a un sitio donde conozcas al menos a una persona sea útil.

5) Barreras lingüísticas. La mayoría de los argentinos que se mudan a Europa, deciden irse a España por la cuestión lingüística, o a Italia por la cuestión cultural. Yo particularmente quería aprender un nuevo idioma, exprimir al máximo mi inglés y sentir un cambio cultural fuerte. Antes de venir, hice dos cursos de holandés, con dos profesores diferentes, y ya podía entender algo del idioma oficial del país. Al día de hoy, tengo que seguir estudiando un montón de holandés, y no puedo hablarlo con fluidez, pero me salva mucho poder desenvolverme perfectamente en inglés.

Sé que si mi inglés hubiera sido más bajo, no hubiera podido tener las mismas posibilidades ni laborales ni sociales. Aunque el idioma oficial sea el holandés, el inglés es el idioma más útil y necesario para vivir en Ámsterdam.

Si estás pensando en mudarte espero que este video te haya servido para recaudar algo de información, y recordá que si necesitás ayuda con tu inglés, podés empezar a estudiar con mis programas a distancia, y podés empezar sin cargo.
Aprovechá y ponete ya a hacer el primer nivel. Escribime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: